Notre Dame: Las opiniones ‘válidas’ ante la tragedia

por Eduardo Hernández

Twitter: @El_Doc_Tetris

El 15 de abril es el día mundial del arte; pero por otro lado los mitos e historias al rededor de este día están marcados. Un 15 de abril el Titanic choca contra un iceberg y se hunde, es el asesinato de Lincoln y ahora, la catedral de Notre Dame es consumida por el fuego, fuego aquél por el cual Prometeo se condenaba. Bastó un poco para saber que la estaban remodelando y, al parecer, un accidente provocó el fuego y ahora los habitantes parisinos y del mundo quedaban atónitos ante tal hecho. El edificio que no había sido dañado por el pueblo en la revolución francesa, que había visto llegar a los Nazis, lo más impactante era ver que la aguja que había sido hecha por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX, ahora cedía se partía a la mitad y caía al piso consumida por las llamas.

Opiniones, columnas completas refieren al incalculable valor en arte que albergaba aquel edificio y que ahora se reduce a cenizas, todos expresan su opinión y otros solo se dedican a subirse al tren del mame, siempre me he subido a él, creo que sin temor alguno, y tal vez consciente de lo qué va a pasar, pero el hecho de decir que te duele más a ti porque hiciste un viaje a París y te tomaste una foto fuera de la catedral como otros 40 turistas. También hay quienes aún creen que se debe estudiar en la academia de artes para tomarle amor. Pensamientos basura.

Somos muchos los que ni siquiera hemos pisado el suelo francés y, sin embargo, lamentamos la perdida, Notre Dame me llegó y creo que hablo con muchos de mi edad, con el hype de Disney y Pixar, con algunas películas como Van Helsing y su pelea con Mr Hyde sobre las torres de la catedral, así la conocimos y no nos quedamos ahí, al menos yo que hago la minúscula tarea de por lo menos ubicarla en Google maps y saber algo de su historia, un edificio de suma importancia por su estilo gótico; las opiniones de todos lados venían, aún siendo ridículas y opinando como se debía apagar aquel incendio, creyéndonos expertos en el tema sin darnos cuenta que aquel edificio quedaría en ruinas si le agregaban agua, algunos más osados, decían que era el término para un edificio evangelizador, las teorías conspiranoicas no tardaban en llegar, el incendio fue provocado por la detención de Assange y la filtración de archivos un tanto clasificados. Nuestra imaginación es grande.

Alguien más intentó hacer un playlist de la música que se podía escuchar en un momento como este, sin embargo fue bajada de un momento a otro, junto a otras publicaciones donde ponían el tema de la banda de industrial experimental Coil, Cathedral un Flames, ¿qué podíamos escuchar hoy si hay una pena grande?

No, no se quema un edificio, no te duele más porque lo visitaste y te tomaste una foto a las afueras, se quema la historia y esa no se reconstruye.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La revolución mexicana y los hermanos Serdán

– Editorial

 

El 20 de noviembre de 1910 dio inicio uno de los movimientos más importantes para los mexicanos: La revolución mexicana, movimiento liderado por Francisco I. Madero; él mismo fue el que dio a conocer esta fecha para el comienzo de este movimiento que buscaba sacar de la presidencia al Gral. Porfirio Díaz, pues dentro del país existía ya hartazgo luego que se reeligiera en numerosas ocasiones y ocupara el cargo de presidente de la república por 30 años. La hora exacta del levantamiento sería a las 6:00 p. m., según órdenes de Madero y así sucedió en distintos puntos del país,

Sin embargo, no debemos de pasar por alto que antes del 20 de noviembre ya había ocurrido el primer enfrentamiento que daría inicio a la revolución. Se trató de lo ocurrido en la casa de los Hermanos Serdán, poblanos que comulgaban con los ideales de Madero. La familia Serdán participó activamente en labores de propaganda política, en apoyo del candidato antirreleccionista Francisco I. Madero. Ellos se vieron alentados a participar después del fraude electoral de 1910, ya que esto los motivó a unirse a la revolución.

Ese 18 de noviembre de 1910, la policía de la ciudad de Puebla se enteró de la existencia de un arsenal clandestino en el domicilio ubicado en la antigua calle de Santa Clara No. 4, en el  centro de Puebla. Los elemento policíacos rodearon el domicilio y exigió a los hermanos rendirse y entregarse con las autoridades. Pero los hermanos Aquiles, Máximo y Carmen Serdán, acompañados de una docena de seguidores, hicieron casi omiso a la petición y decidieron enfrentarse con las armas que tenían a la mano.

Después de un enfrentamiento, de aproximadamente dos horas, en que claramente los hermanos y sus compañeros llevaban desventaja, -pues las autoridades enviaron a 400 soldados del Ejército Federal y a 100 policías, para aprehenderlos-, cedieron, a pesar de haber resistido más de lo esperado. Finalmente, la casa fue ocupada por las autoridades. Carmen, su mamá y la esposa de su hermano Aquiles, fueron remitidas a la cárcel; Máximo y otros de sus compañeros murieron en la refriega y Aquiles un día después fue localizado y asesinado.

Estos hechos posicionaron dentro de la historia de México a los hermanos Serdán como los primeros héroes, o mártires, de la revolución mexicana.

Tlahuicole

– Editorial

Poco se ha hablado de Tlaxcala en los libros de historia, debido a la carga de culpabilidad que se le ha atribuido a esta civilización por la caída de Tenochtitlan. Por lo mismo, varios de sus personajes destacados e ilustres, como escritores, pintores e incluso guerreros históricos han sido delegados sin darles la importancia que se merecen.

Como es el caso de Tlahuicole, guerrero tlaxcalteca del que Daniel Pérez nos habla a continuación en el siguiente vídeo:

 

Tlahuicole – El guerrero tlaxcalteca

Rabo de mestiza

 – Miriam Ramírez González

Llegué como siempre, cuatro y media de la tarde dispuesta a atragantarme  de lo que hubiera en las cacerolas; de pronto, mi madre frente a la estufa, me mira fuerte, con esos ojos verdes obscuros. “En 10 minutos esta lista la comida”, grita desde la cocina. ¡No, por Dios! Tengo el impulso de salir corriendo al Oxxo por unos hot dog que parecen plástico…

Hay un aroma peculiar en la casa: Pápalo, esas hojas grandes que aparecen en las cemitas poblanas, no a todos les gusta, pero el aroma hace que identifique perfectamente las ramas, grandes hojas, un tallo no muy grueso, verdes. No verde claro, ni muy obscuro, tampoco bandera, es un verde vivo, un verde comestible.

Ingredientes:

2 cdas. de manteca

½  kg de jitomate

1 pza. De cebolla

½ kg de chile jalapeño

½ khuevo

Pápalo al gusto

Preparación:

Cortar el jitomate, la cebolla y los jalapeños en julianas, colocar en la cacerola la manteca y sofreír cebolla, agregar el jalapeño con todo y venas y por último  el jitomate, ya que todo está cocido y el jitomate casi hecho pure se agrega el huevo y el pápalo para darle ‘el toque mágico’, dice mi madre, y yo solo pienso de dónde salió esta receta, me atrevo a preguntar y resulta que me entero de varias cosas de la familia.

Mi madre comienza con:

Ah, es que tu bisabuela nos lo preparaba con tortillas fritas como si fuera una especie de nachos muy mexicanos; la receta la hacen las mujeres de la familia desde que la revolución llegó a México, en ese momento se tenía que guisar con lo que tuvieras a la mano, casi siempre esos ingredientes estaban en los jardines  o patios de las casas. Llega a mi cabeza el nombre: Rabo de mestiza, así que le pregunto a mi madre el porqué de ese nombre; mi madre después de soltar una carcajada me responde: Ah, pues es que imagínate darle de comer a los revolucionarios, de la nada llegaban a las casonas y precisamente la de tu bisabuela no fue la excepción, llegaban a comer, a saquear y a gozar, pero la verdad tu abuela fue muy lista, se sentaba a hacer  tortillas y así como los veía llegar, metía a sus hijas solteras debajo de sus faldas y se sentaba, literal, todo el día a hacer tortillas y a preparar el guiso, cuando los revolucionarios buscaban a las niñas tu bisabuela solo decía: No tengo niñas puros varones por qué creen que soy la única aquí echando tortillas. Claro, a veces llamo a las niñas que viven cerca para pedir ayuda, pero no es siempre. Mis hijos tienen muchos tompeates (huevos), pero no por eso se salvaron de aprender a moler, de usar el comal y de echar tortillas; así que como verán, son bien recibidos aquí, pero yo solo doy de comer, los hombres en mi familia dan de beber, pues aquí no andan de revolucionarios y de alcohólicos igual que ustedes… Sí, si tu bisabuela algo tenia era un carácter de la chingada, ella solita podía contra esa bola de hombres; bueno eso decía ella, pero gracias a la virgen nunca les hicieron nada a tus tías abuelas, tenia muchas faldas, pero le sobraban pantalones.