Notre Dame: Las opiniones ‘válidas’ ante la tragedia

por Eduardo Hernández

Twitter: @El_Doc_Tetris

El 15 de abril es el día mundial del arte; pero por otro lado los mitos e historias al rededor de este día están marcados. Un 15 de abril el Titanic choca contra un iceberg y se hunde, es el asesinato de Lincoln y ahora, la catedral de Notre Dame es consumida por el fuego, fuego aquél por el cual Prometeo se condenaba. Bastó un poco para saber que la estaban remodelando y, al parecer, un accidente provocó el fuego y ahora los habitantes parisinos y del mundo quedaban atónitos ante tal hecho. El edificio que no había sido dañado por el pueblo en la revolución francesa, que había visto llegar a los Nazis, lo más impactante era ver que la aguja que había sido hecha por Eugène Viollet-le-Duc en el siglo XIX, ahora cedía se partía a la mitad y caía al piso consumida por las llamas.

Opiniones, columnas completas refieren al incalculable valor en arte que albergaba aquel edificio y que ahora se reduce a cenizas, todos expresan su opinión y otros solo se dedican a subirse al tren del mame, siempre me he subido a él, creo que sin temor alguno, y tal vez consciente de lo qué va a pasar, pero el hecho de decir que te duele más a ti porque hiciste un viaje a París y te tomaste una foto fuera de la catedral como otros 40 turistas. También hay quienes aún creen que se debe estudiar en la academia de artes para tomarle amor. Pensamientos basura.

Somos muchos los que ni siquiera hemos pisado el suelo francés y, sin embargo, lamentamos la perdida, Notre Dame me llegó y creo que hablo con muchos de mi edad, con el hype de Disney y Pixar, con algunas películas como Van Helsing y su pelea con Mr Hyde sobre las torres de la catedral, así la conocimos y no nos quedamos ahí, al menos yo que hago la minúscula tarea de por lo menos ubicarla en Google maps y saber algo de su historia, un edificio de suma importancia por su estilo gótico; las opiniones de todos lados venían, aún siendo ridículas y opinando como se debía apagar aquel incendio, creyéndonos expertos en el tema sin darnos cuenta que aquel edificio quedaría en ruinas si le agregaban agua, algunos más osados, decían que era el término para un edificio evangelizador, las teorías conspiranoicas no tardaban en llegar, el incendio fue provocado por la detención de Assange y la filtración de archivos un tanto clasificados. Nuestra imaginación es grande.

Alguien más intentó hacer un playlist de la música que se podía escuchar en un momento como este, sin embargo fue bajada de un momento a otro, junto a otras publicaciones donde ponían el tema de la banda de industrial experimental Coil, Cathedral un Flames, ¿qué podíamos escuchar hoy si hay una pena grande?

No, no se quema un edificio, no te duele más porque lo visitaste y te tomaste una foto a las afueras, se quema la historia y esa no se reconstruye.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

#MeTooEscritoresMexicanos – El destape de la cloaca

por Deysi Sánchez H.

(Twitter: Deysi_SH)

México siempre se ha caracterizado por ser un país misógino, machista y feminicida; y no son solo palabras, pues 0 cifras hablan por sí mismas. En años anteriores la media de mujeres asesinadas al día era de 7, lo cuál ya era bastante preocupante, el feminicidio se comenzó a monitorear y muchas activistas enfocadas al feminismo comenzaron a hacer de éste un tema más visible. Con esto podríamos esperar que las cosas se tornaran en favor de las mujeres, algo que dentro de este país suena utópico.

Ya para 2019, las estadísticas se modificaron, no a nuestro favor, pues ahora las cifras nos arrojan el resultado de que son nueve mujeres asesinadas cada día; también se tienen datos que seis de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia, incluidas menores de edad, esto según datos de ONU Mujeres.

¿Pero por qué no denuncian las mujeres? Porque la mayoría no tienen confianza en las autoridades, porque muchas veces al ir a denunciar sufren de revictimización, pues las comienzan a interrogar de tal manera que las hacen sentir culpables, si las golpearon es porque ellas se lo buscaron, porque algo hicieron, por su comportamiento, o incluso por su vestimenta. Debido a esto solo 1% de los delitos son denunciados y apenas el 3% de las investigaciones policiales acaban en sentencia.

Por la razón anterior es que las mujeres hemos buscado nuevas formas de denuncia y justo eso ha hecho que surgiera el movimiento #MeToo, en México la primera en hablar de abuso y acoso fue la actriz Karla Souza, pero lamentablemente, aunque no de manera sorpresiva, su testimonio se puso en tela de juicio; al final el caso no trascendió.

Pero en este último fin de semana por fin se abrió la caja de Pandora, bastó un tuit evidenciando a un conocido escritor para que el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos tomará el suficiente empuje como para impulsar a aquellas mujeres que se han sentido agredidas por un sector en específico, el sector “intelectual” de escritores. Y comenzaron a caer nombres, uno tras otro, testimonios. Pero no todas las mujeres denunciarían abiertamente, asi que creó una cuenta de Twitter para que las mujeres víctimas de alguno de estos hombres pudieran denunciar de manera anónima.

(@MeTooEscritores): https://twitter.com/MeTooEscritores?s=09

2019-03-25_01.55.07.jpg

Muchos nombres comenzaron a surgir, algunos más conocidos que otros, y algunos se comenzaron a repetir, lo que hizo que hizo que esta dinámica cada vez tuviera más credibilidad. La reacción de la red feminista fue contundente, dando seguridad absoluta a toda aquella que denunciara de forma anónima, o no, con Hashtags de #YoTeCreo, #SeVaaCaer, etc., la red sorora de mujeres brindaba seguridad y apoyo a todas las víctimas de cualquier tipo de violencia.

Pero este movimiento no se limitó a escritores, también se contagió a académicos, a hombres involucrados con el cine y a otros gremios que parecerían que por ser parte de las artes o a tener cierto grado de intelectualidad los exentarían de comportarse de manera tan ruín en contra de las mujeres. Dentro de las denuncias se visualizaron problemáticas como acoso, violaciones, hostigamiento laboral y académico, entre otras, situaciones que la si no todas, la mayoría de mujeres sí las hemos padecido.

Sin embargo, como era de esperarse el movimiento #MeToo también tiene a sus detractores, a los que no creen en lo que dicen las víctimas, a los y las que creen que muchos de los casos han sido inventados por algún tipo de venganza, porque ante ellos estos hombres se han comportado de una manera cortés, así que pasan por alto que muchas veces ese es el perfil de este tipo de individuos, y que, muy a nuestro pesar, muchas veces las personas no reaccionan de la misma manera con todas las personas, pues no todos despiertan ese “instinto” con todo el mundo.

Escritores más nombrados en el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos

Lo que sí es verdad y vale la pena enfatizar, es que cada vez son más las mujeres que se atreven a levantar la voz; cada vez la red de sororidad crece y se vuelve más sólida, pues representa toda la rabia que ahora se está convirtiendo en fuerza. No importa que muchos las tachen de exageradas, no importa que muchos quieran demeritar su lucha, porque más vale gritar antes de seguir soportando golpes y hostigamiento, más vale gritar antes de convertirse en una cifra más de feminicidio.

Para muchos tal vez se trate de venganza y desprestigio, pero todos aquellos deberían de darse el privilegio de la duda.

Cine Mexicano… actual

– Iram De la Rochefoucault

Seamos realistas, el cine mexicano actual, con pocas, poquísimas excepciones es malo, de hecho es una copia calca del cine más malo de EU. Está bien, algunos directores mexicanos se han ido a trabajar a EU y Europa, claro, porque intentar crear cine en México es una tarea casi imposible y sobre todo: Buen cine, porque cine malo, ese es fácil de realizar. Simplemente: Hace poco Martha Higareda anunció que ya están preparando la segunda parte de “No manches Frida”, lo que nos hace pensar a los cinéfilos ¿Y para qué una segunda parte si la primera era innecesaria? De hecho es una de las películas más malas que se han hecho (Y conste, está basada en una película alemana, mediana, llamada: “Fack ju Göhte”, incluso plagiaron el cartel de esta misma película para hacer la versión tropical y mala de esta regular película alemana). Y nos preguntamos ¿Es necesario hacer este tipo de películas? Se supone, nada más, que en un tiempo el cine mexicano reflejaba, gracias a la ideología nacionalista de los años 40 y 50, lo mejor y más representativo de lo que significaba ser mexicano…hasta que llegó Luis Buñuel y puso las cosas en su lugar y los directores comenzaron a experimentar un poco más y crear a partir de la realidad y no el ensueño que era más bien esa idea nacionalista. Pero hoy día no se muestra lo mejor de una sociedad, sino: Lo peor, la bobería, la gazmoñería, el conformismo, la grosería, la dejadez, la ociosidad y muchos otros defectos de una clase media aburrida y harta incluso de sí misma; y eso muestra o intenta mostrar el cine mexicano, no a modo de crítica o parodia sino como un triunfo, casi como aquellas películas donde Cantinflas mostraba la miseria intelectual y moral como parte de la idiosincracia mexicana; y lo peor era que: La gente lo veía como lo ideal y en otros países se creía que los mexicanos eran igual de miserables y tontos, porque seamos realistas, la mayoría de las películas de Cantinflas de los años posteriores a sus inicios son ejemplo de lo peor del cine mexicano, digan lo que digan, son monumentos a la estupidez.

Así pasa ahora con el cine mexicano actual, entre más estupidez más orgullo. El cine mexicano actual está exactamente igual que en los años 80. En aquellos años el cine mexicano estaba censurado y pobremente financiado por sindicatos de cine esclavizados y secuestrados por los gobiernos del momento, sólo la industria televisiva podía pagar el cine y ese cine era: Malo, vulgar, de mal gusto, soso y groseramente pobre en todos sentidos; había excepciones y directores que con mucho esfuerzo lograban hacer y proponer nuevas ideas, nuevas historias y originales argumentos, pero eran tan pocas esas películas, y la gran mayoría permanecieron “enlatadas”, es decir: guardadas mientras la censura permitía su exhibición, algunas, incluso, se exhibieron en pequeñas salas de Arte, pero años, muchos años después porque se les consideraba no adecuadas a la ideología del momento; pero eso sí, las únicas películas en exhibición eran sobre: “Ficheras” (cabareteras), vulgaridades, comicidad misógina y sicalíptica….”Comedias” simplonas y repetitivas, uso excesivo del doble sentido, exhibición del cuerpo de la mujer como trofeo o “adorno” para uso y abuso de los actores y cómicos (en su gran mayoría hombres) y un humor que apestaba a decadencia total. Algunos pocos experimentos, con argumentistas especializados y gente de la literatura (Ricardo Garibay, Tomás Mojarro, entre otros) lograban películas más dignas de ser mencionadas y obras que trascendieron el tiempo, su tiempo; pero eran y son tan pocas que apenas si podríamos contar con un puñado de ese cine de los años 80 que podemos decir que valía la pena. Y así pasa, así es actualmente.

El cine mexicano actual está secuestrado, igual que en los años 80, por productoras que sólo muestran intereses comerciales, pero además sólo muestran argumentos que a ellos mismos, a los productores, les parecen buena idea porque reflejan el vacío que ellos mismos sienten, pero no reflejan la realidad, ni la idiosincracia de la vida real. Ya no hablemos de cine de narcos o cine de violencia, pero es cierto que en el cine actual el porcentaje de “comedias” es tan grande y supera por mucho otros géneros: El cine de fantasía es prácticamente inexistente, el cine de drama psicológico es tan raro que sólo podríamos mencionar…”Después de Lucía” (2012, Michel Franco); el cine de horror está de capa muy caída y en los últimos años se hicieron tres versiones nuevas de películas que se hicieron hace más de 30 años (El libro de piedra 1969, recreada en 2009; Hasta el viento tiene miedo, 1968, recreada en 2007; Más negro que la noche 1975, recreada en 2014), en fin; la gran mayoría del cine actual es: Comedia, sólo comedias; nada de propuestas y las pocas que hay aparecen en cines “De Arte”, aunque algunas triunfen en el extranjero o ganen premios.

¿Se han preguntado por qué los cineastas con más expectativas y más propuestas se van a otros países a hacer cine? Es simple: Mientras en México se da promoción a producciones como “No se aceptan devoluciones” (2013, Eugenio Derbez) o “Nosotros los nobles” (2013, Gary Alazraki) en otros países les dan oportunidades a realizadores con propuestas más interesantes y con más Arte.

Aparte, el “Star System” de México es muy parecido al de los años 40 y 50, y no ha cambiado desde hace muchos años. “Actores” como Gael García o Diego Luna pueden hacer lo que quieran porque tienen desde niños el apoyo de sus padres, amigos y familiares aunque ellos no hayan estudiado Artes escénicas (cosa que se les nota) porque ¿Para qué…? Si en cualquier momento tendrán el apoyo económico de familiares, en cualquier momento podrán tener derecho a evitar hacer pruebas que otros actores y actrices deben hacer para lograr un papel ¿Por qué, curiosamente, sólo han logrado pequeños papeles en producciones medianas y no grandes papeles en productoras mucho más importantes? ¿No será que ahí es donde pueden entrar sin necesidad de demostrar si realmente tienen capacidades actorales? Porque seamos realistas, actores y actrices como ellos sólo viven de una cosa: Caras atractivas (o algo así) y popularidad, porque: ¿Qué otra cosa, aparte de “Amores Perros” (2000, González Iñarritu) ha logrado Gael García, al menos algo donde no sea Gael García sino un personaje que podamos recordar como un ejemplo del gran cine internacional y como parte de la Historia del cine? ¿O qué….Acaso “Rogue one”(2016, Gareth Edwards) donde participa Diego Luna y donde Felicity Jones se lleva toda la película, ha sido la mejor película del cine de fantasía o de la serie de Star Wars?

¿ O qué acaso “Una mujer sin filtro”, “Cásese quien pueda”, “Un padre no tan padre” o “3 idiotas” son lo mejor del cine mexicano actual? ¿Alguien conoce a Michel Franco, alguien conoce “Güeros” (2014, Adolfo Ruizpalacios), alguien vio “Los insólitos peces gato” (2013, Claudia Sainte-Luce, o “Un monstruo de mil cabezas”(2015, Rodrigo Plá) o “Plaza de la Soledad”(2016, Maya Goded, y de hecho, la mejor película mexicana de ese año de 2016), conocen esos nombres, esas películas… o siguen considerando que Gael García es el mejor actor mexicano, o siguen considerando que la mejor productora y directora es Martha Higareda, o siguen considerando que “No se aceptan devoluciones” es la mejor película mexicana actual sólo porque ganó tanto dinero como cualquier película de comedia ramplona de EU?

Ahí se los dejo de tarea. Y por favor: Vean más cine mexicano de calidad; de verdad: Talento hay, sólo hay que apoyar al real y verdadero cine mexicano y no esas producciones sosas y que sólo se burlan de la inteligencia del cinéfilo.

Enero, el placebo de año nuevo

– Deysi Sánchez H.

Enero es un mes mágico para la mayoría de las personas, ya que representa el inicio de un nuevo ciclo, esa oportunidad de dejar lo negativo con el año que se fue y de emprender el nuevo año con actitud positiva y nuevas metas a cumplir.
Es éste el mes que tiene el poder de cambiar mentalidades y recargar la pila, el pretexto perfecto para dejar toda la mierda atrás y comenzar de cero, con todo el ánimo para cumplir todos esos propósitos que vienen cargando desde 5 o 6 años atrás, tal vez más.
Los seres humanos somos una raza con memoria a corto plazo, toda esa mentalidad con la que comenzamos un año va disminuyeron con el paso del tiempo, mientras más días pasan vamos dejando todos los buenos propósitos para volver a la zona de confort, a esa mediocridad que muchas veces no es otra cosa que la decidía y pereza.
El deseo de convertirnos en mejores personas va mermando con los días, poco a poco se nos van yendo las ganas de ir al gimnasio, de escribir, de correr, de ahorrar… y siempre lo justificamos con un “es que no me da tiempo”, pero esto no es más que una excusa, si realmente tuviéramos la determinación lo haríamos.
Son pocas personas, tan pocas que en realidad no conozco a nadie que haya terminado el año cumpliendo el propósito de año nuevo. Lo que sí conozco es a algunos que han logrado distintos objetivos en cualquier otra fecha, esos que se deciden y llegan al final de su propósito, ellos no necesitaron todo ese pretexto del año nuevo, lo hicieron cuando tuvieron la determinación, el compromiso.
Enero, el mes con el clima más frío y a la vez el más esperanzador; mes de esperanza que sólo queda en eso, en deseos que más tarde se convertirá en frustraciones, ¿no sería mas fácil solo hacer lo que en verdad queremos e improvisar? La mayoría de veces los planes se caen, pero la improvisación siempre nos saca del apuro.
Tal vez sea el momento de dejarnos de romanticismo y aterrizar bien lo que queremos, sin importar que sea enero, julio u octubre. Trabajar y comprometernos. Déjemos de delegar las cosas, más si se trata a un mes o un año nuevo, déjemos de esperar un “nuevo comienzo” y poner todas las esperanzas que de antemano sabemos son falsas.
Basta de seguir tomando placebos, esos que nos duran pocos días, que nos hacen sentir bien y animosos por un mes y miserables por otros once.

Sobre la existencia de Dios

 – Genaro Luna Carreto

Las matemáticas modernas tienen un punto de partida que consiste de un sistema axiomático. Con éste y en base a la lógica, es posible avanzar en esa teoría. Se debe decir que, un hecho poco conocido, muchos de los sistemas axiomáticos son diferentes y algunas veces contrapuestos. Sin embargo, es la única forma de justificar verdades relativas a cada estructura matemática. Las ideas anteriores pueden y deben extenderse a la vida ordinaria. De manera que si alguien demuestra la inexistencia de Dios con verdades fuera del dogma religioso, sería como jugar ajedrez con las reglas del fútbol y declararse triunfador.